Los beneficios del masaje en la salud infantil

Además de tranquilizar, el masaje fortalece el vínculo entre mamá, papá y bebé, y contribuye al bienestar

El masaje para bebés es un recurso terapéutico que cualquier persona puede aprender y practicar. Es una herramienta de bajo costo que produce una serie de beneficios fisiológicos y de comportamiento en la salud de niños, niñas y cuidadores¹.

El masaje relaja e influye en los cambios de estado emocional, sustituyendo el estrés y la ansiedad con calma y tranquilidad, por ejemplo. Los efectos fisiológicos que producen las técnicas de masajes se observan en diversos sistemas como el digestivo, respiratorio, inmunológico, musculoesquelético, entre otros².

En el ámbito del comportamiento, se pueden observar cambios del bebé en su relación con el medio externo, aumentando el nivel de afectividad y proporcionando mayor contacto entre madres, padres y bebés, además de mejorar la proximidad con la familia². Algunas evidencias apuntan a que el masaje infantil, al brindar relajación, puede mejorar el sueño y reducir la frecuencia del llanto3. De esta manera, mejora la calidad del sueño tanto de bebés, como de padres y madres.

El masaje se debe aplicar de acuerdo con la voluntad de la niña o niño, en un momento en que estén disponibles y sin sueño. De acuerdo con la técnica clásica de masaje² para bebés, este se debe realizar en un lugar cómodo, tranquilo y cálido, durante 20 a 30 minutos, y debe iniciarse de abajo hacia arriba.

Durante el proceso se pueden usar aceites vegetales, como el petrolato², para que la piel se vuelva más suave, lisa y resbaladiza. Este puede ser un momento aliado a la hidratación diaria de la piel del bebé. La piel infantil presenta particulares y por lo tanto la elección de estos productos requiere atención. Es importante tener en cuenta la presencia de agentes con balance fisiológico y que no promuevan la irritación de la superficie cutánea. El uso de agentes tópicos, como hidratantes y emolientes, ayuda a mantener la hidratación del estrato córneo y de la barrera cutánea.4,5


Referencias:

  1. Cruz CMV, Ide MR, Tanaka C, Caromano FA. Elaboração e validação de manual de massagem para bebês. Mov. 2008; 21(4): 19-26
  2. Cruz CMV, Caromano FA. Characteristics of the massage techniques for babies. Rev. Ter. Ocup. Univ. São Paulo. 2005; 16(1): 47-53
  3. Beider S, Mahrer NE, Gold JI. Pediatric massage therapy: an overview for clinicians. Pediatr Clin North Am. 2007; 54(6): 1025-41
  4. Fernandes JD, Machado MCR, Oliveira ZNP. Prevenção e cuidados da pele da criança e do recém nascido. An Bras Dermatol. 2011;86(1):102-10.
  5. Lund C, Kuller J, Lane A, Lott JW, Raines DA. Neonatal skin care: the scientific basis for practice. J Obstet Gynecol Neonatal Nurs. 1999;28:241-54.