La puerta al mundo de sabores

“Saber comer es saber vivir”. Confucio

Por Florencia para Baby Dove

Lavo con esponja y jabón el zapallo, y lo enjuago. Luego, Lolo lo corta en pedazos y después lo ponemos a cocinar. Alma duerme en el cuarto. Mientras él tiende la mesa y termina de hacer el puré, yo ordeno y, cuando me asomo al cuarto, diviso unos ojos redondos que me observan. Me sonríe, como diciéndome: “estoy preparada” – o, por lo menos, eso es lo que se me pasa por la mente en ese momento-. La sostengo en mis brazos y me pongo a bailar con ella. Invento una canción, como siempre. Lolo nos mira y se ríe. Yo no puedo parar de moverme y ella acompaña mis pasos con una risa contagiosa que invade la casa y nuestros corazones. La sentamos en su silla, alrededor de la mesa; entre medio de nosotros. Yo tengo los ojos llenos de lágrimas. La observo y todavía no caigo. ¡Ya seis meses!

Le colocamos el plato cerca y enseguida atina a tocar la comida. Con suavidad escurre sus dedos en el puré y, después, experimenta esa nueva textura frotándose las manos. Con Lolo nos reímos mientras ella, muy concentrada, no quita la vista de su descubrimiento anaranjado. Comenzamos a darle pequeñas cantidades con una cucharita. Nos deleita con su gran capacidad gestual. Nos damos cuenta de que traga porque cierra los ojos, aprieta la boca y sacude la cabeza por unos segundos. El almuerzo transcurre entre salpicaduras de puré y risas.

Alimentar a un bebé es un juego más para disfrutar en familia, para practicar la paciencia, para tomar conciencia y ser agradecidos con aquellos que antes estuvieron en nuestro rol. ¡Cuánto amor se esconde en un plato! ¡Cuánta dedicación para generar el hábito de sentarse alrededor de la mesa y ser conscientes de todo lo que tuvo que pasar para tener esa comida! Con Lolo somos vegetarianos y pretendemos inculcarle el mismo tipo de alimentación a nuestra pequeña. Sin dudas, un gran desafío. Tenemos que ser responsables, estar asesorados y presentes en esta nueva etapa, y disfrutarla al máximo. ¿Seremos capaces de transmitirle esta convicción que tenemos con respecto a no comer carne animal? Tenemos fe de que sí. Hoy se marca un hito en la historia de Alma. La puerta al mundo de sabores se abre a su disposición. ¡Bienvenida!