Continuó con su embarazo para donar los órganos

En el ultrasonido descubrió que su hija tenía anencefalia terminal. Frente a esta terrible noticia, decidió continuar con el embarazo para donar sus órganos.

A fin de año Keri Young, embarazada, compartió en Facebook una típica imagen del ultrasonido, pero el texto que seguía estaba lejos de lo habitual:

"Este es el corazón perfecto de nuestra hija, tiene los pies perfectos y manos perfectas, tiene riñones perfectos, pulmones perfectos y un hígado perfecto. Lamentablemente, ella no tiene un cerebro perfecto. Recientemente se descubrió que tiene anencefalia y es terminal. Frente a esta terrible noticia, hemos decidido continuar con el embarazo porque Eva, que literalmente significa vida, puede crecer fuerte y dar vida a múltiples personas a través de la donación de órganos. Esta no fue una decisión fácil. Sentimos sus pataditas, el hipo y su corazón latiendo pero sabemos que sólo tendremos unas pocas horas con ella cuando nazca".

Dos meses después de la sorprendente revelación, el marido de Keri, Royce, escritor deportivo de ESPN, recordó el sacrificio que su esposa lleva a cabo. Y, como todos los buenos escritores, decidió poner la pluma en el papel:

"La otra noche, antes de irme a Nueva Orleans, vi a mi hermosa esposa dormir tranquilamente en el sofá. Su vientre grande con nuestra hija dando patadas, una hija que no vivirá más que unos días, y pensé lo increíble que es esta mujer. Literalmente 30 segundos después de que nuestro médico nos dijo que nuestro bebé no tiene cerebro, a través de un llanto preguntó: 'Si continúo con el embarazo, ¿puedo donar sus órganos?' Recuerdo que le puso la mano en el hombro y le dijo: ‘Es muy valiente de tu parte'. Ahí estaba, caído y con el corazón roto, pero me levanté. Fui un espectador, vi a una superhéroe encontrar sus superpoderes. He tenido un montón de momentos. Pensé,'soy afortunado por estar casado con esta mujer'. No sólo estoy casado con mi mejor amiga, sino con un ser humano especial".

Royce también escribió que "la luz al final del túnel de nueve meses se convertirá en una oscuridad que nunca antes sintió". Keri va a seguir teniendo desafíos difíciles, "sin un recién nacido suave y hermoso para mirar y para recordarle que todo valió la pena".

Fuente: www.nzherald.co.nz